En este momento estás viendo Jade

Jade

Jade

Para comprar piezas de este mineral clica aquí.

Para comprar masivo de Jade clica aquí.

JADE:

Es un símbolo de pureza y serenidad.

Muy apreciado en oriente, simboliza la sabiduría conseguida en tranquilidad.

Está asociado con el chacra corazón e incrementa el amor y los cuidados.

Es una piedra que protege a quien la lleva de sufrir daño y le aporta armonía.

Se cree que atrae buena suerte y amistad.

Estabiliza la personalidad e integra la mente y el cuerpo.

Promueve la autosuficiencia.

Mentalmente, libera los pensamientos negativos y alivia la mente.

Estimula las ideas y hace que las tareas parezcan menos complejas para que puedan ser emprendidas inmediatamente.

Es una piedra del sueño, puesta sobre la frente, produce sueños significativos.

Favorece la liberación emocional, especialmente de la irritabilidad.

Te anima a ser quien realmente eres.

Te ayuda a reconocerte como un ser espiritual en un recorrido humano y despierta el conocimiento oculto.

Es una piedra limpiadora que facilita las funciones corporales de filtración y eliminación.

Es una piedra por excelencia para los riñones.

La jadeíta y la nefrita tienen las mismas propiedades curativas, pero los colores individuales tienen atributos específicos.

Trata los riñones y las glándulas suprarrenales, retira las toxinas, reunifica los sistemas celular y esquelético, y cura los puntos de sutura.

Fomenta la fertilidad y ayuda en el parto.

Actúa sobre las caderas y el bazo.

Equilibra los fluidos corporales y las proporciones de agua-sal y de componentes ácidos-alcalinos.

Sitúala o llévala donde sea apropiado.

Los chinos creen que sostener una piedra de jade transfiere sus virtudes al cuerpo.

Además de los atributos genéricos, los colores siguientes tienen estas propiedades:

Jade azul/azul-verdoso:

Simboliza la paz y la reflexión.

Aporta paciencia y serenidad interna.

Es una piedra para realizar un progreso lento pero continuo.

Ayuda a las personas que se sienten agobiadas por situaciones que escapan a su control.

Jade marrón:

Ayuda a asentar los procesos.

Te conecta con la tierra, produciendo comodidad y fiabilidad.

Ayuda a reajustarse a un nuevo entorno.

Jade verde:

Es el más común.

Calma el sistema nervioso y canaliza la pasión en sentidos constructivos.

Puede usarse para armonizar las relaciones disfuncionales.

Jade lavanda:

Alivia los dolores emocionales y los traumas, otorgando paz interna.

Enseña sutileza y recato en asuntos emocionales, y establece fronteras claras.

Jade naranja:

Es energético y levemente estimulante.

Aporta alegría y enseña la interconexión de todos los seres.

Jade rojo:

Es el más apasionado y estimulante.

Está asociado con el amor y con soltar presión.

Da acceso a la cólera, liberando la tensión de un modo constructivo.

Jade blanco:

Dirige la energía de la manera más constructiva.

Filtra las distracciones, resaltando el mejor resultado posible, y ayuda a tomar decisiones al revelar la información relevante.

Jade amarillo:

Es energético y estimulante, pero está dotado de cierta melosidad que produce alegría y felicidad.

Enseña la interconexión de todos los seres.

Potencia los sistemas corporales digestivo y de eliminación

JADEITA:

Igual que el jade o la Nefrita.

El jade es una rocaornamental.

Deja una respuesta